La reconciliación

– Buenos días, Lucifer, ¿qué te trae por acá arriba?
– Ya cortala con esos buenos modales, Dios, que me tienen podrido. Vengo a hacerte una queja.
– ¿Y de qué se trata esta vez, Portador de la Luz?
– Loco, ya no damos abasto allá abajo. Cada vez son más los humanos que nos mandan. Ya no se que hacer para acomodarlos. Encima en los últimos siglos se volvieron más pretenciosos. Que acá hace mucho calor, que por qué me pusieron junto a este violador, que el asesino aquel me sacó la lengua. ¿Por qué no te mando algunos para acá arriba, que bastante despoblado lo veo?
– Eso es imposible, Principe de las Tinieblas. Son todos pecadores y están allá pagando por sus pecados.
– Y a eso voy, Barbas. Tenés que ponerle un límite a tu iglesia. Cualquier pelotudez es pecado hoy. Por qué no quitas la hosexualidad de la lista de pecados, como era antes. Así por lo menos la mitad de los humanos se va a venir para acá arriba y la cosa va a estar mejor repartida.
– Sabes que no puedo hacer eso. Si quito la homosexualidad se me va a llenar el cielo de curas toquetones y se va a degenerar todo como la última vez. ¿Te acuerdas de lo que pasó, Lu?
– Como no voy a acordarme, si así empezó todo. Y no me digas Lu que no me gusta.
– Es que ya me quedé sin apodos para ponerte, Luci.
– Luci menos. Me hace sonrojar.
– Hay, pero si te queda tan bien el colorado, Luci.
– Cortala, querés, dale.
– Lu, Lu, Lu…
– Sos malo, che. Si los humanos supieran lo malo podés llegar a ser.
– Sí, pero tambien puedo ser muy cariñoso, ¿no, Luci?
– Quitate, che, me haés cosquillas con la barba.
– Pero si te encanta. Mira, tienes la punta de la cola dura… muy dura. Vamos a tu casa a o la mia.
– No, la mia no. Allá son todos buchones y alcahuetes.
– Y aca arriba los santurrones van a poner el grito en cielo, o sea… acá, es decir… ¿me entiendes, no?
– Ajá. Mejor vamos al purgatorio. Ahi nadie va a hacer comentario alguno porque todos quieren venirse para acá. Por suerte pusiste el chusmerío como pecado.
– Bueno, vamos. Tú por delante, yo por detrás.
– Epa, ¿cambiaste las costumbres en los últimos milenios?
– Es sólo por educación, nada más. Venga, ponte en marcha.
– Siempre tan educadito, vos. ¡Sacá la mano, che, no seas tana purado!
– Es que estoy muy exitado.

Poio – RdlS

05/11/2006

Anuncios
Published in: on 27 diciembre 2006 at 16:55  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2006/12/27/la-reconciliacion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. ajajajajajaj

  2. Che, esto es fantastico. Me estoy riendo por algunas cosas. Y por otras bueno… pienso lo mismo que vos (Dios se la come).

    Bueno, chau, sigo subiendo.

  3. pecadooorrr!!! vas a arder en el infierno por lo que acabás de deciiirrr!!!! :P

  4. Jajaja

    Par de blasfemos!!

  5. yo blasfemar? dije algo de mis dioses?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: