Encuentros con el Diablo

Así nos contó Don José su encuentro con el Diablo:

“¡Ahí adelante! ¿Lo ves? Ahí, donde hace el pozo ese. ¡Justo acá! Por donde estamos pasando ahora. Justo acá vi al Diablo.

“Se nos apareció una noche. Veníamos con tu tía, eran como las 5 de la mañana, y hacía un frío de cagarse. Decí que estaba helando y la ruta estaba patinosa y por eso iba despacio, que si no lo chocabamos de frente, porque me dio el tiempo justo para verlo y esquivarlo. Te juro que no volví a mirar para atrás hasta que llegamos a casa.

“¿Y quién más podría haber sido? Estaba desnudo, era completamente negro, y tenía los pelos todos hechos un despelote en la cabeza. Y te juro que por un segundo lo vi a los ojos y los tenía todos rojos como fuego.

“No. Qué va a ser un accidentado. Si hubiera habido un accidente por acá habría salido en las noticias, y no dijeron nada sobre accidentes o muertos en la zona. Te lo digo, era el mismísimo Diablo en persona”

Por su parte, Antonio relató así lo que le sucedió a él:

“Vos sabés, che´rmanito, que anoche se me apareció el Diablo. No sé si fue un sueño o qué, che, pero era el Enemigo, el Señor nos libre de su presencia; sí, che. Y yo le dije: `Vos no sos más fuerte que mi Dios, che, y con Su ayuda me voy a liberar de vos, sí, che.´

“Pero vos sabés, che´rmano, que quería hacerle la señal de la cruz y no podía, porque tenía los brazos como pegados al cuerpo, no sabés, che. Y sentía como me caminaba por dencima, y era como un gato, mi negro, sabés, pero no me lo podía quitar dencima, porque los brazos estaban como apretados por el cinto, che, pero sabés que yo estaba desnudo y no tenía cinto, che´rmano.

“Así que empecé a rezarle al Señor, y recité el Eclesiastes que había estado leyendo antes de acostarme, diciendo que nunca el Diablo podría ganarle a la palabra de Dios, y ahí sí, che´rmanito, sentí como se liberaban mis brazos y pude despertarme, che, y me levanté y le agradecí al Señor, porque sólo con Su ayuda pude liberarme del enemigo, sí, mi negro.”

Anuncios
Published in: on 23 febrero 2007 at 16:08  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2007/02/23/encuentros-con-el-diablo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. ¿Pero se encontraron uno con el otro? ¿Dos diablos? ¿Y encima se encuentran?

    Qué casualidad, che’rmanito ;)

  2. Che, le creo más al segundo, una pesadilla la tiene cualquiera. Jja.

    Sigo subiendo…

  3. yo experimete algo parecido, no me rio. solo respeto.

  4. Existn tantas cosas malas k ay vecs es mjor no publicar xk la gent solo c burla d las vivencias d uno,yo dsd pekeña eh visto cantidads d cosas extrañas,muertos,al diablo,cosas k van a pasar y acidntes k van a ocurrir pero no los platico a cualkiera xk el dia k dcidi acerlo fue con un sacerdote y no m creyo m dijo k el diablo no existia,pero yo c ke si,al principio d todo lo k yo veia le dcia a mi abuelita xk yo m crie con ella y ella durant años m llevo a psicologos y no podian hacer nada le dcian k yo estaba bn y ella opto x llevarme al psikiatra pero el le dijo k yo era una persona sana k lo k yo tnia era un don y nadie m podia dar tratamiento contra eso,k eso era un don y asi segui mi vida, ubo momntos en k m dcesperaba xk yo no keria ver nada xk m daba miedo pero fui aprendiendo a vivir con eso y ahora tngo 37 años y aun sigo con lo mismo pero ya no le doy tanta importancia,solo m encomiendo a dios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: