El amante

Dicen que todo escritor de historias de terror debe alguna vez escribir una de vampiros.  La verdad es que el vampiro es un personaje que no me cuadra para nada. Después del Drácula de Bram Stoker (no se si lo escribí bien) nada de lo que salió me gustó, sobre todo la mierda que escribe Ana Arroz sobre ellos. Pero como quiero ser alguna vez un buen escritor de historias de terror, aca va mi versión muy particular de los vampiros.

——————-###—————-

Salió de su casa con la excusa de que iba al hipermercado a hacer unas compras. Una vez allí dejó el auto en la cochera subterránea, buscó el baño de damas y dentro se cambió de ropa y se puso el vestido rojo que había comprado para la ocación. Aunque había pasado la barrera de los 40, todavía tenía sus encantos para mostrar, y el escote del vestido y el tajo que dejaba al descubierto una de sus piernas con cada paso que daba, daban muestras de que aquello era cierto.

Se maquilló y se puso unos lentes oscuros, cuando salió del baño estaba vestida para matar. Tomó un taxi a la salida del hiper hasta el centro. El taxista estuvo todo el viaje mirándole el escote a través del retrovisor. La situación la incomodaba, la divertía y la exitaba a la vez.

En el centro tomó otro taxi y esta vez jugó un poco con el conductor. Conciente de que no dejaba de mirarla, dejó caer de uno de sus hombros el vestido para mostrar un poco más. El taxista casi perdió el control del vehículo y ella volvió a acomodarse el vestido riéndose. Cada vez se sentía más cómoda con la situación. Cuando llegó a la casa de su amante ya no tenía nervios ni preocupaciones. Todo había salido como él lo planeó.

-Pasá. ¿Salió todo bien? ¿Segura que no te reconoció nadie?
-Si, segura. Nadie me miró a la cara; estaban todos embobados con estas dos- dijo levantándose las tetas con las manos.
-Bien. No se vería bien si alguien te viera con el profesor de uno de tus…- y no pudo terminar la frase porque ella le tapó la boca con la suya y lo besó con pasión.

El aceptó el invite, y apoyado contra la pared empezó a recorrer el cuerpo de ella con sus manos. Al fin y al cabo todas lo buscaban por la misma razón. Era inutil intentar mantener una conversación con ellas cuando llegaban a este punto.

-Vamos a la cama- le pidió ella. -No tengo mucho tiempo.
-Te equivocás. Tenemos todo el tiempo el mundo.

Esa noche, mientras la vida de ella se consumía con cada orgasmo que tenía, el absorvía toda esa vitalidad para seguir manteniéndose sano, joven y fuerte. Como lo venía haciendo desde hacía más de 400 años.

Published in: on 31 marzo 2007 at 20:46  Comments (6)  

La mano del muerto

La primera vez que sentí hablar de la “mano del muerto” fue en un especial de Spiderman contra Carroña llamado del mismo modo. En la historia Carroña le repitió a Spidey varias veces: “Recuerda la mano del muerto. Ases y ochos. Ases y ochos.” La siguiente vez fue en una compra-venta de libros usados donde vi un libro llamado “La mano del muerto” (no recuerdo el autor), y la portada estaba ilustrada con un dibujo de una partida de poker, y en primer plano aparecía una calavera sonriente mostrando su juego: un par de ases y otro de ochos. De ahí la historia me llegó sola. Espero que el autor de la original no se entere de mi plagio y no me demande :P. Por cierto, ese día compré otro libro, así que ni idea de que se trata aquel.

——————-###—————

La vieja palabra destino quiso sorprender a su suerte,
le cruzó en el medio del camino la sonrisa de la muerte.
El twist del pibe – La Renga

La partida lleva toda la noche y sólo quedan dos jugadores en la mesa. La tensión en la sala se puede casi tocar, y nadie piensa en siquiera pestañear para no perderse ningún detalle de la partida. Se está por jugar la última mano; las reglas estipulan que aquel que posea mayor cantidad de fichas al cantar el primer gallo al alba, se queda con todo el pozo de 2.5 millones de dólares. Y hacia el este ya se ve clarear el cielo, pero ningún gallo ha cantado aún. Es sólo cuestión de minutos. Tal vez menos.

Jack Q. King tiene visíblemente menos fichas que su contendiente, el extraño vestido de negro que sólo dijo llamarse Mr. D. El grupier reparte las cartas. Jack recibe dos Ochos, un As, un Cinco y un Nueve. Mira a Mr. D pero, como en toda la noche, no logra ver nada bajo el sombrero de ala ancha que le cubre el rostro. Guarda los Ochos y el As y pide dos cartas. Mr. D cambia cuatro naipes.
(más…)

Published in: on 29 marzo 2007 at 14:47  Comments (5)  

Psicología infantil

-Tío, enseñame a haced pulseditas.
-Dejá de hichar las bolas, Nico.
-¡DALE, TÍO! ¡Quiedo haced pulseditas!
-Pero te digo que no, boludo. ¿No ves que esas cosas son para nenas?
-¿Y puedo haced las motitos de alambie?
-¿No querés que tenseñe a hacer cálculos diferenciales de segundo orden ya que estamos?
(…)
(…)
-Bueno, dale.

Me re cagó

——————####—————-

-¿Cuando empiezan las clases, Angie?
-El 5, pero el 7 me voy.
-Que bueno. Ya me estoy artando de tenerlos todo el día rompiéndome los huevos. Ahora que vayan a la escuela al menos no los voy a tener que aguantar por las mañanas.
-Si, pero el 7 me voy y no voy a ir más a la escuela, ¡laralala!
-¿Y a dónde te vas?
-A que me operen.

Tan mal está la escuela estos días.

Published in: on 27 marzo 2007 at 20:52  Comments (3)  

24 de Marzo – Nunca más

Hoy es un nuevo aniversario del último golpe cívico-militar en Argentina, en el año 1.976. Desde el año pasado también el Día de la Memoria, y por supuesto, feriado nacional. Lo curioso es que entre ayer y hoy muchas personas, más de las que hubiera imaginado, me preguntaron el por qué del feriado de hoy. Y por eso estamos así. La gente cree que lo pasado, pisado. Yo creo que hasta que no se esclarezcan los hechos, se condene a los culpables y aparezcan los 30.000 desaparecidos no nos vamos a poder olvidar de todo esto.

Como ilustración de este post elejí una canción de Attaque 77. No sólo por lo que habla, sino también por el título, Canción Inútil, porque al fin y al cabo si nos agrupamos todos en esta lucha por la verdad y la justicia cualquier esfuerzo va a ser inútil.

Canción inútil

Attaque 77

Tantos años y el tiempo no borró el instante,
esa tarde en la seccional.
Aquellos tipos parecía que jugaban con tu madre,
que lloraba desconsolada:
“Van dos meses que no lo he vuelto a ver
y esos hijos de puta dicen: ¡Algo habrá hecho!”.
Aunque eras muy pequeño entonces, lo supiste igual.

Hijo de sangre de un desaparecido,
en la calle pide a gritos: juicio y castigo.
Tinta roja, escrache en la pared, y los gases,
las corridas y enfrentamientos.
Escucha, piensa, piensa, escucha y dice que
“no es venganza, es instinto sin razonamiento”.
La causa mueve al sentimiento
y esto empieza a causar todo lo que siento:

Para ser adolescente siempre,
que es como vencer.

Ya es bastante por hoy,
va a ser mejor que me calle y aprender del silencio.
Reconocer que fuimos complices también de ese indulto
-nuestra pasiva indecisión-.
Y, aunque la vida nadie nos va a devolver,
prevenir es curar y luchar es remedio.
Al fin y al cabo es más sincero que esta inútil canción,
que es todo lo que tengo.

Para ser adolescente siempre,
que es como vencer.

Published in: on 24 marzo 2007 at 20:38  Comments (3)  

Los tres cerditos

3cerditos.jpg

Inauguro una nueva sala en mi casa, los “Clásicos Infantiles”. Se tratan de las historias que nos contaban nuestros papis cuando eramos chicos y que después vino Disney e hizo lo que hizo con ellos. Obviamente, están contados a mí manera. Espero que les gusten. 

Había una vez tres hermanos que heredaron una fortuna en efectivo al morir su padre. El dinero fue dividido en partes iguales, y cada hermano hizo con él lo que quiso.

El más chico de los tres había nacido rodeado de lujos y vivió toda su vida sin pasar necesidades. Por ser el menor recibió también toda la atención de sus padres y siempre obtuvo de ellos todo lo que quiso. Por la misma razón, no trabajó nunca en su vida.

Como todo joven acostumbrado a la buena vida, cuando se vio con tannto dinero sólo para él, se dedicó a gastarlo en fiestas y salidas con sus amigos. Comida, bebida, mujeres, drogas; todo salía de su bolsillo. En una de estas fiestas conoció a alguien que le ofreció un negocio nada legal, pero que lo haría ganar millones en poco tiempo. Sin pensarlo mucho invirtió en ello, y tuvo réditos económicos de inmediato, pero finalmente la policía lo atrapó y cayó preso. A partir de ahí empezó a gastar el dinero en abogados, fianzas y coimas, y cuando salió de la cárcel libre de cargos, dos años después, estaba sin un peso y en la calle. No le quedó otra más que ir a padirle asilo a su hermano mayor.
(más…)

Published in: on 23 marzo 2007 at 15:40  Comments (13)  

Let us be friends

Acá va el segundo de mis homenajes para mis “lectores constantes”. Me parece que es obvio a quién va dirijido; no tengo la gracia que tiene ella para narrar sus relaciones amorosas pero que hice mi mejor intento. Espero que le guste.

¡PLOP!
A. ha iniciado su seción.

Mirá vos quién apareció

¡PLOP!
A. dice…

¿A ver qué me dice esta mina ahora?

A. dice: hola, como estas?
P. dice: bien, vos???
A. dice: bien, gracias
(…)
A. dice: donde estas? ya volviste al sur?
P. dice: sep. hace 3 semanas que estoy aca
A. dice: en donde estas?
P. dice: en rincon de los sauces, como siempre
(…)
A. dice: bueno, no se porque sos asi. pense que al menos podriamos charlar, pero veo que ni eso. chau

A. aparece como No conectado y puede que no responda sus mensajes.

¿Y yo qué hice ahora? Esta mina está pirada. No, esto no queda así.

Enviar correo electrónico a A.

Mirá, no se que esperabas, pero para mí estabamos charlando. Así que no me bardiés más, querés???

(…)

¡PLOP!
Has recibido un correo electrónico de A.

Ah, viste. Seguís conectada. Si serás cobarde, che. ¿A ver que me decís ahora?

no esperaba nada, sabes, y no te estaba bardiando, pero si para vos eso era una conversación (No, ¿y qué mierda era entonces?). aah, no se ni para que me gasto con vos. borrame de tu lista de contactos y no me jodas mas

¿Qué no te joda más? Si la que empezó fuiste vos. Ma´si, andá a cagar. Viste porque te dije que no cuando me dijiste “seamos amigos”.

Cerrar seción.

¿Qué tengo yo, un atractor de minas piradas?

amistad.gif

Pensando en tí no pienso en mí.
No pienses más que pienso en vos.

Published in: on 21 marzo 2007 at 15:13  Comments (9)  

17 de Marzo – Día de San Patricio

Voy a seguir pateando mis escritos a causa de algo que me pasó ayer. Hablando con la Tota, mi mejor amigo, me dice que ayer era el día de San Patricio. Después hablando con unos amigos de mis primos me cuentan que vieron en la tele los desmanes que se armaron en la celebración del día de San Patricio.

¿Y quien carajo es San Patricio? Me importa poco y nada. Pero me dio verdadera bronca saber que hay gente en Argentina que celebra como propia una fiesta irlandesa. Y esa es la finalidad de la tan mentada globalización. Hoy me tengo que comer que en estas latitudes se celebren fiestas propias de latitudes más allá del Trópico de Cancer. San Patricio es sólo una. Halloween es otra. Ya me veo en unos años celebrando el Día de acción de Gracias.

¿Celebrarán nuestros hermanos del hemisferio norte el Inti Raimi en el solsticio de Junio? Lo dudo.

Para ilustrar esta charla va un tema de 2 Minutos que habla de la cerveza. Al fin y al cabo la celebración del Saint Patrick´s Day es una escusa para tomar cerveza con los amigos. Como si hiciera falta una.

Canción de amor
2 Minutos

Yo estoy enamorado de vos
desde hace mucho tiempo.
Me gusta tu cuerpo esbelto,
pero más me gusta lo de adentro.
Muchas veces me di vuelta por vos
y muchas dadas vueltas más yo tendré.
Siempre te he sido fiel
pero vos conmigo no lo sos.

Cerveza, yo te quiero.
Cerveza, yo te adoro.
Cerveza, yo te quiero.
Cerveza, yo te adoro.

Published in: on 18 marzo 2007 at 21:13  Comments (5)  

Hablando de la Libertad – Bonus Track

Venia con ganas de subir otra cosa, un nuevo homenaje para uno de mis “lectores constantes”, pero me olvidé en casa el cuaderno donde tengo escritas mis cosas :S Así que en lugar de eso quiero compartir con ustedes esta canción que me sirvió como himno en el viaje que hice hace un par de años por Sudamérica.

Aclaración: la imagen es horrible y el audio no lo pude escuchar.

Hablando de la libertad
La Renga

Hice a mi cuerpo amigo del cielo y la distancia
y me fui a buscarle una verdad a mi corazón.
Algo tan grande como el cielo y las montañas
y tan pequeño como una gota de rocío.
Y ya no estuvo más conmigo mi corazón,
se fue a posar en cada una de las cosas;
y ya no estuvo más conmigo mi corazón,
se fue a fundir con la esencia y la savia.

Y ahora solo un camino he de caminar,
cualquier camino que tenga corazón.
Atravesando todo su largo sin aliento,
dejando atrás mil razones en el tiempo.

Y morir queriendo ser libre, encontrar mi lado salvaje,
ponerle alas a mi destino,
romper los dientes de este engranaje.

Hice un lugar en el refugio de mis sueños
y guarde ahí mi tesoro más preciado.
Donde no llega el hombre con sus jaulas
ni la maquinaria de la supervivencia.
Me fue más fácil, intentar la vida,
que venderla al intelecto y la conformidad.

Y ahora solo un camino he de caminar,
cualquier camino que tenga corazón.
Atravesando todo su largo sin aliento
dejando atrás mil razones en el tiempo.

Morir queriendo ser libre, encontrar mi lado salvaje,
ponerle alas a mi destino,
romper los dientes de este engranaje.

Published in: on 17 marzo 2007 at 18:17  Comments (1)  

Ya vendrán días mejores (Descenlace)

Ya vendran días mejores (Primera Parte)
Ya vendran días mejores (Continuación)

“Cuando vendrán los días de sol
y no tener esa nube en el cielo.”
Cuando vendrán – La Renga

Luciano Bagalone se acercó a la ventanilla por la que hablaba el cura y le pidió, no, le suplicó: Padre, por favor, confiéseme. Y acto seguido empezó a contarlo todo. Abrió su alma y su corazón y le confesó al padre todo lo que pensaba que era malo. Las peleas estúpidas que tuvo estando borracho, las mujeres con las que jugó, las drogas que consumió, cada mentira que contó. Todos los pecados de su vida brotaban como un torrente a través de su boca, y a medida que los confesaba sentía como una luz surgía dentro suyo y limpiaba la oscuridad de su alma, y cuando soltó el último de sus pecados sintió también que se sentía libre por primera vez en su vida y que el nexo que lo unía a esa extraña precencia, si es que realmente existía, se había roto para siempre.

Luciano rezó junto al padre, le agradeció y salió de la iglesia. Ya no tenía nada que temer. Volvería a la pensión, se bañaría, se cambiaría e iría él mismo a presentarse a la policía para aclarar su situación, si es que había algo que aclarar. Paró un colectivo que pasaba por ahí y se subió en él.

(más…)

Published in: on 15 marzo 2007 at 16:02  Comments (8)  

Ya vendrán días mejores (Continuación)

Ya vendrán días mejores (Primera parte)

“Y si la ruta me va dejando sin aliento
será que un luchador nunca llegará a destino.”
Cuando vendrán – La Renga

Luciano Bagalone se dejó caer en el suelo y abrazando el cuerpo sin vida de su sobrino, lloró. No podía entender como le podía estar pasando esto. Y justo ahí lo sintió. Era como una precencia dentro de él, pero a la vez afuera, acechándolo. Alrededor de él la gente corría y gritaba debido a lo que acababa de suceder, pero él no veía ni escuchaba nada; sólo sentía la precencia del extraño, y lo que sentía no era nada bueno. Era maldad, y en estado puro. Y sin saber como, Luciano Bagalone entendió que la precencia que sentía lo estaba buscando y que si lo encontraba sería su final. Y entonces corrió, corrió como alma que lleva el Diablo, y a medida que corría, su mente siempre volvía a la misma imagen: la columna en llamas que vio en el accidente al otro lado del puente carretero.
(más…)

Published in: on 13 marzo 2007 at 17:26  Comments (3)