Ayuda literaria

Voy a acudir a la ayuda de los blogger y amigos que me visitan a menudo. Les voy a pedir que me ayuden con una historia que quiero escribir. El problema es que no tengo ni idea de que se trata.

Me explico un poco mejor. Yo no escribo historias, las cuento. O sea, sólo transmito lo que me llega a mí. Pero no siempre la historia me llega clara. Hay casos en la que sólo me llegan personajes, sin ninguna historia que contar sobre ellos. Y aquí es donde quiero que me ayuden.

Voy a describirles 5 personajes. La única conexión entre ellos (en principio) es que viven en el mismo lugar, Pueblo Chico. Lo que Uds. tienen que hacer es encontrar la conexión entre ellos. ¿Cómo? Fácil. El primero en dejar un comentario debe elejir dos de estos personajes e indicar que es lo que los relaciona. Ejemplo: el personaje A conoce al personaje B de la escuela. El siguiente en dejar un comentario debe elejir un tercer personaje y describir la relación que lo une a los dos anteriores. Ejemplo: el personaje C era maestro en la escuela de los personajes A y B. Así hasta que todos los personajes queden conectados entre sí. Ahí veremos como sigue esto.

Las relaciones pueden ser a pasado o a futuro, es decir, pueden poner algo como: el personaje A mata al personaje B. Lo único que no está permitido es poner nuevos personajes en escena o deshacer alguna relación anterior.

Veamos que sale de todo esto… y si alguien se prende, claro está, así sale algo.

———————-###———————-

Enrique Sosa: más conocido como el “Petizo´Anrique”. Hizo una fortuna en los orígenes de Pueblo Chico limpiando pozos ciegos y cámaras sépticas, por lo que muchos lo llaman “Caquero”. Este pasado lo avergüenza, pero no reniega de él, y desde hace unos años salta de un negocio a otro para no volver a tocar su camión atmosférico una vez más. Se considera a sí mismo un buen peleador, pero nunca nadie lo vio levantar una mano contra alguien. Cuando le preguntan: Che´Anrique, ¿vos ganaste todas tus peleas?, siempre responde: La que perdí que las cuente el otro como ganadas.
Enrique es un tipo bajo de estatura, pero agrandado a más no poder, calvo en la parte superior se la cabeza y con abultada barriga cervecera. Siempre da la apariencia de que lleva varios días sin bañarse ni afeitarse. Tiene 47 años.

Martín Barrera: era un joven prometedor hasta que a la edad de 21 años tuvo un accidente en el auto que conducía y en el que murieron las cuatro personas que lo acompañaban. Él sobrevivió de milagro: sufrió 36 fracturas en distintas partes de su cuerpo, múltiples hematomas internos, se le perforaron ambos pulmones y tuvo pérdida de masa encefáloca. Pasó tres años hospitalizado, tiempo en el cual prácticamente lo recostruyeron, y en el pueblo lo dieron también por muerto. Ahora tiene 29 años y se pasea rengueando por las calles de Pueblo Chico, siempre vestido de jeans y camisas  de vivos colores, hablando solo y haciendo señas al aire con sus manos. Mide más de 1,90 metros, lleva la cara prolijamente afeitada y se peina con fijador.
Las pericias mostraron que el accidente fue a causa de una mala maniobra que realizo Barrera y que él y sus acompañantes iban completamente borrachos, por lo que no es muy apreciado en Pueblo Chico.

Jenifer do Santos: llegó a Pueblo Chico para hacer su show erótico en los muchos cabarets que hay en el pueblo. Se hizo famosa enseguida, ya que el cierre del espectáculo consistía en sentarse sobre una botella de cerveza parada en el piso, y hacerla desaparecer dentro suyo, literalmente “dentro suyo”. Después mostraba al público como asomaba el culo de la botella por su entrepierna y la hacía salir dejándola de nuevo parada en el piso, ¡y todo sin usar las manos!
Con el tiempo dejó de llamar la atención su show y decidió dedicarse a la prostitución, con tanta mala suerte que al mes quedó embarazada de gemelas idénticas. Volvió a intentarlo después de tres meses de nacidas las niñas, y volvió a preñarse, esta vez de un niño, por lo que a partir de ahí sólo práctico sexo oral. Dos años después abandonó la profesión, y ahora, 7 años después, se gana la vida como empleada doméstica.
Jenifer tiene 43 años, es de piel oscura, tiene gruesas rastas que le llegan hasta la cintura y, por supuesto, su cuerpo ya perdió toda la gracia que tenía en su época de stripper.

Lautaro Villegas: lleva menos de un año en Pueblo Chico. Llegó escapando de su pasado y se ha mantenido solitario desde entonces, sin haber hecho ninguna amistad. Se gana la vida haciendo changas a quien quiera darle una. Vive sólo en las afueras del pueblo, cerca del río, y cuando no está trabajando, se la pasa todo el día acostado mirando el techo de la casilla donde vive. Su único pasatiempos es matar moscas y juntar los cadáveres y alinearlos en el piso en hileras de seis; busca superar su record de 32 moscas matadas en una sola tarde. Cuando ordena las moscas muertas piensa con placer que son los habitantes de Pueblo Chico los que yacen a sus pies.
Lautaro tiene 30 años, tiene el cabello largo y resulta muy atractivo a las mujeres del pueblo, pero ninguna se ha animado a hablar con él debido al halo de misterio y oscuridad que lo rodea.

María Hidalgo: quedó embarazada por primera vez a los 15 años y sus padres la obligaron  que diera el niño en adopción. Estos nunca supieron quien era el padre ya que María calló que había sido violada por su tío una tarde que se encontraba sola en casa. A los 19 años se volvió a embarazar, esta vez de su novio, pero éste la dejó cuando se enteró de ello, por lo que María volvió a dar en adopción a su hijo cuando nació. A partir de ahí no volvió a relacionarse con ningún hombre y se volvió sumamente religiosa y se pasa todas las tardes orando en la iglesia. Está pensando en ponerse al servicio del Señor.
María hoy tiene 22 años, y a pesar de no haber cuidado su figura desde que la dejó su novio, es muy bella. Siempre viste de manera sencilla, cubriendo todo su cuerpo con ropas claras y livianas.

Anuncios
Published in: on 10 abril 2007 at 14:37  Comments (14)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2007/04/10/ayuda-literaria/trackback/

RSS feed for comments on this post.

14 comentariosDeja un comentario

  1. Suena interesante…

    Muy bien, probemos:

    El personaje de María Hidalgo conoce a Laurato Villegas en un supermercado y se enamora de él.

    ¿Así está bien?

    Un beso dulce!

    PD: Gracias por tus palabras de apoyo!

  2. Muy bien, esa es la idea… pero podés extenderte más si querés y explicar la razón por la que se enamora, la razón por la que sale de su hermetismo hacia los hombres y se fija en Lautaro Villegas. También podés describir el encuentro si querés. Se que podés.

    Y vamos el resto, anímense. No es tan difícil.

  3. Pero como el amor casi nunca es correspondido, Lautaro Villegas había perdido el sentido por culpa de Jenifer do Santos. A Lautaro no le importó la diferencia de edad. Tampoco la conoció ejerciendo ninguna de sus antiguas profesiones, pues él llegó al pueblo mucho después. Su amor fue fruto de una coincidencia hacía siete meses. Paseando por Pueblo Chico la vio salir de la casa en la que trabajaba como empleada. Al principio no le llamó la atención, hasta que se percató de que tenía varias moscas posadas encima. Eso hizo que fijara su atención en el cuerpo que una vez fue la perdición de muchos hombres. Celos. Necesitaba matar esas moscas. Casi se diría que necesitaba matar. Hay moscas chicas y moscas grandes… como los habitantes de Pueblo Chico… y esa pegajosa María Hidalgo que lo seguía a todas partes…

  4. [Nota: Me gusta la idea del relato interactivo :-) y los personajes dan para muchas historias!!! :-)]

  5. Un día, la pegajosa maría Hidalgo, siguiendo obsesivamente la atractiva melena de Lantauro, se despistó unos instantes porque se le salió la sandalia del bello pie y cuando se hubo calzado de nuevo, había perdido a su amado entre la multitud de Pueblo Chico. Eran fiestas ese fin de semana y ella supuso que, por la dirección que había tomado, se dirigía hacia la plaza mayor donde había música y baile. Al llegar allí, un joven muy pulcro se le acercó tímidamente y cojeando:
    – Hola…
    – Hola -respondió ella sorprendida.
    – ¿Tú tampoco puedes bailar?
    – Emm… Bueno, yo sí puedo bailar en realidad pero sólo vine buscando a alguien…
    – ¿Puedo ayudarte? me llamo Martín. Martín Barrera. No soy muy rápido de movimientos pero conservo una vista de lince.

    (…)

  6. Lautaro Villegas ha estado rondando a Jenifer, si por rondar se entiende seguirla, mirarla, hacerse notar en su presencia y espantar a cualquier hombre que se le acerque. Si hay algo de lo que Jenifer entiende es de hombres y sabe que Lautaro es un hombre de los malos.
    Es un hombre misterioso, alguien que lo observe puede suponer que tal vez es violento, o que ha tenido asuntos con la ley y la poli lo persigue y por eso no se hace notar.
    Pero Jenifer sabe que Lautaro es un hombre malo, que está lleno de perversidad y mentiras, y que si se acerca lo suficiente esa maldad la arrastrará a un abismo profudo.
    En otro tiempo Jenifer era desafiante, descarada, fuerte y hermosa. Se habría divertido haciendo frente a Lautaro, y venciendo o largandose en el momento oportuno. Pero ya no es ninguna chiquilla y la vida la ha tumbado unas cuantas veces. Además tiene que pensar en sus hijos, que son para ella lo primero: por ellos limpia mierda de señoritos cada día.
    Así que lo evita, con la esperanza de que pierda su interés o que otra más joven se cruce en su camino.

  7. Infierno grande:

    Las tendencias asesinas de Lautaro nacen a partir de las dieciseis horas que
    pasó hundido en mierda y moscas cuando era chico y se cayó a un pozo ciego. Enrique
    lo sacó cuando fue a desagotar el pozo, según convenido con el dueño de la casa al
    que pertenecía, pero llegó una hora tarde. Si alguien le pregunta, Enrique no tiene
    problemas en contar la historia(500XP al que le pregunte, 1500 si puede hacer la conexión
    con las moscas de Lautaro).
    Lautaro culpa a Enrique por las dieciseis horas, olvidando convenientemente que el caquero
    llegó solamente una hora tarde, y espera su momento. Un accidente, una enfermedad o algo que
    Enrique sufra es el detonante. El récord de moscas va a caer.

    María sufre una revelación mística(o un golpe en la cabeza, con estas cosas nunca se sabe…)
    Se le aparece random santo y le explica que en realidad Martín tendría que haber muerto en el accidente.
    Que el señor decretó que debería estar en el paraíso o algo así y que ella ha sido elegida como
    el instrumento que va a ejecutar la voluntar de dios. Ah, y si le queda tiempo tampoco vendría mal
    hacer pagar a Johana por sus pecados anteriores.

    Martín es el loco del pueblo. “El cerebro que usted está intentando contactar no responde”.
    Es homosexual, también, y está enamorado con ese amor desmedido de loco de Lautaro.
    Haría cualquier cosa por tenerlo para sí. Guardando un día su ropa limpia en el armario, que siempre
    cierra con llave para que los espíritus no se la roben, se le ocurre la idea. Brillante. En los fondos
    de su casa hay una casilla pequeña, como las del gas. Una persona no entra ahí. Entera, claro…

    Johana nada. Johana es la única que es exactamente lo que aparenta: una puta vieja que hace lo que puede
    para ponerles un plato de morfi caliente a los hijos

    un abrazo poio

  8. ESTO ES UN ASCO DE mierda…………..no hay palabras, ni expresividad que llene el alma de un lector ansioso por textos que le llenen el alma.
    Lo siento Poio………..tus seguidores tienen poco que contar o han vivido muy mal que no tienen bellas experiencias que narrar.-

  9. Fantástico. Esto tomó rumbos realmente fabulosos, faltaría la conexión con Enrique (la del Negro está buena, pero es imposible que Enrique y Lautaro se hayan conocido anteriormente… pero que digo, esto es fantasía, nada es imposible).

    Les agradezco a todos. Ahora tengo qué escribir. Pero pueden seguir con la historia Uds. a partir de acá. Y después la posteamos con dos finales alternativos. Buenísimo.

    Y para Elfo de Latta. Con ese pseudónimo no podés criticar a nadie. Y si querés textos que llenen el alma, lee la basura de Bucay o de Cohelo. Los que frecuentan mi casa saben lo que escribo, y son personas con el alma (si es que existe) llena de bellas experiencias y buscan otras cosas. Además de que son mucho mejores narradores de lo que soy yo. Y como no me gusta que traten mal a mis invitados, voy a hacer uso de mi derecho de admisión, y de ahora en más no voy a dejarte entrar más a casa.

    sevemos

  10. Veo que la historia siguió caminos muy variados… Me encantó lo de la sandalia de María (yo y los pies como puedes ver).

    ¿Se puede seguir escribiendo la historia?

    Un beso dulce!

  11. ——————————
    ————————–
    bueno creo que hay mucha gente con ansias locas de escribir y sacar lo que le ronda adentro………hay tanto en nuestra imaginación…..que a veces se vuelve innenarrable.No crees Poio?

  12. Dulce Locura: podés seguir si querés. Igual podés relatar el encuentro entre María y Lautaro.

    Hermosa Liviandad: al parecer así es, pero peor sería que no tengamos nada para narrar.

    sevemos

  13. Eso mismo Poio……..imposible no tener para DECIR……!!
    Creo que todos tenemos algo que contar…….todos hacemos camino al andar…..como dijo Serrat e imposible no recordar ni tener algo para contar.
    Sólo hay que dar rienda suelta al “poeta ” que todos llevamos dentro,pero que pocos logran liberar para que se desnude y se muestre a los demas.

  14. Yo prefiero decir el “disparador de letras” que llevo dentro, o también “las voces dentro de mi cabeza” :P

    sevemos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: