Crónicas de Elhoss – 3

Ya con Haphassar bajo su control, K-Rlos Sa-Ul, hijo, volvió a reunirse con sus viejos compañeros (salvo Kaneda que misteriosamente desapareció sin dejar rastro), con quienes protagonizó épicas batallas contra las ordas enemigas que avanzaban desde del norte. En la batalla final, en unas interminables cavernas subterráneas, donde las razas de los orcos y los goblins fueron borradas para siempre del mapa, fue que el enano se unió a la criatura con la que compartiría su cuerpo y su mente hasta la actualidad: una criatura simbiótica que buscaba un anfitrión del que alimentarse. Gracias a la increíble fuerza de voluntad de K-Rlos Sa-Ul, hijo (y a una futura intervención del dios Fisso), el simbionte no pudo doblegar a su anfitrión y terminaron ambos formando un solo ser. Para su beneficio, el simbionte le otorgó uan fuerza sobre-enana y un montón más de habilidades que hicieron que la leyenda de K-Rlos Sa-Ul, hijo, siguiera en aumento.

Ya para esa época, otro murmullo (oído a kilometros de distancia por la fuerza con que soplaba), aseguraba que era imposible matar al enano. Que combatiendo era malo (incluso con ayuda de la magia) todos lo sabían, pero a pesar de estar siempre en el frente de batalla, salvo raras ocaciones en la que cubría a sus compañeros desde atrás con su pequeño arco (con el que tampoco mostraba gran destreza), simpre salía ileso de los combates. Con el tiempo se supo que K-Rlos Sa-Ul, hijo, había sido bendecido con el don de la inmortalidad (aunque no de la vida eterna) por la persona que más lo odiaba, Kaneda. Incluso la diosa Macinel, que rige sobre el ciclo de la vida y la muerte, dijo que nada podía hacer en contra de un deseo pedido con odio y rencor, y que Kaneda pagó con su propia vida el costo de ese deseo, y fue condenado a vivir entre los muertos sabiendo que su muerte daba vida a quien él había deseado muerto. Así, la leyenda de K-Rlos Sa-Ul, hijo, se hizo más grande aún.

Los negocios en Haphassar marchaban a la perfección. Bajo la dirección de K-Rlos Sa-Ul, hijo, la guilda de ladrones de la ciudad había crecido de tal manera que ya no había negocios que no estuvieran bajo su control. Incluso los gobernantes de turno eran marionetas de la guilda. Pero a la par de la guilda también crecía la economía de Haphassar, y en poco tiempo terminó convertiéndose en el puerto principal de Elhoss.

Una de las características propias de la personalida de K-Rlos Sa-Ul, hijo, y que difícilmente pueda ser comprendida, eran sus repentinos cambios de humor, la velocidad con que se aburría de las cosas, la poca constancia que ponía a sus tareas (que rara vez terminaba) para ponerse a hacer otra cosa que seguro tampoco terminaría. NO es aventurado decir que aunque el imperio de K-Rlos Sa-Ul, hijo, se formó alrededor de su imagen y capacidad de engaño, fue Ivanhoe el pilar fundamental de ese imperio, el que lo mantuvo fuerte y en pie cuando a su jefe se le daba por dedicarse a otras cosas.

En uno de estos arrebatos, K-Rlos Sa-Ul, hijo, decidió irse de Haphassar en instalarse en Ciudad Blanca, cercana a Unión, que empezaba a prosperar ahora que la niebla de la guerra se había disipado. Sin dar explicaciones a nadie (salvo una nota para Ivanhoe en la que le decía que lo dejaba a cargo de todo hasta su vuelta), se marchó una mañana de su hogar y fijó rumbo hacia el norte, llevando con sigo tan sólo lo necesario para sobrevivir y empezar de nuevo.

¡Pero los dioses ya habían dictaminado la grandeza de K-Rlos Sa-Ul, hijo, y éste nada pudo hacer para escapar de su designio!

Continúa acá…

Anuncios
Published in: on 1 septiembre 2007 at 19:32  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2007/09/01/cronicas-de-elhoss-3/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. jojo… veamos como sigue. =X


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: