Crónicas de Elhoss – 4

Fue durante la fiesta por el primer aniversario de la liberación de Ciudad Blanca que K-Rlos Sa-Ul, hijo, se convirtió en quien hoy es: el Abuelo. Mientras se movía de acá para allá levantando apuestas ilegales en los partidos de pato, el deporte más difundido en Elhoss, un anciano, rodeado de una docena de guardias, se le acercó para hacer una apuesta. ¡Cuál sería la sorpresa del enano al escuchar lo que apostaba el recién llegado: Una moneda de oro a cambio del control total de la guilda de ladrones y todos los negocios que tuviera K-Rlos Sa-Ul, hijo, en Haphassar!

Pero si nuestro héroe se sorprendió o no, nunca lo sabremos, ya que como parte de su talento para engañar a los demás, jamás dejaba que su rostro mostrara lo que en su cabeza pensaba. Con las mismas maneras con la que cerraba cualquier trato, le pidió al apostador que le mostrase esa moneda de oro para verificar si era o no una persona fiable, y al ver la pieza dorada en la mano rugosa del anciano, cerró la apuesta con un apretón firme de manos y siguió su ronda para levantar nuevas apuestas.

Si Ud., estimado lector, ha llegado hasta esta parte de la crónica sin saltarse ningún párrafo, y si nosotros, quienes transmitimos esta historia, hemos sabido retratar bien a nuestro héroe, entonces es justo que Ud. se esté haciendo en este instante la siguiente pregunta: ¿Qué clase de estúpido acepta un trato como ese? Pues permítanos responderle a este interrogante.

Hay dos respuestas posibles a la extraña reacción de K-Rlos Sa-Ul, hijo. Las dos válidas y la vez complementarias. La primera razón es porque sí. Ya hablamos de lo raras que eran las salidas del enano, muchas de ellas inexplicablemente contraproducentes para él mismo, sino caprichosas, y entonces no sería rara una reacción como la que tuvo.

La segunda explicación, aunque más elaborada, tiene la misma sencillez de la primera. Por ese entonces, los bardos de Elhoss contaban las historias del enano inmortal, el millonario de Haphassar o el enano-monstruo por todo el continente, pero nada se sabía del enano líder de la guilda de ladrones de Haphassar. Y si K-Rlos Sa-Ul, hijo, no era de actuar con sabiduría, si era lo suficientemente inteligente como para darse cuenta que si el anciano conocía su mayor secreto, entonces era con seguridad alguien poderoso y con quien tenía que moverse con cuidado. Por lo que aceptó sin más la apuesta y se retiró para poder pensar con mayor claridad la nueva situación.

A la final del torneo de pato llegaron el poderoso equipo de Ciudad Unión y la revelación del torneo, el novato equipo de Nectárpolis, conformado por los amigos del enano. El vencedor del torneo fue el equipo de Sir Archie, que ganó la final por 6 a 0, más cuatro bajas que sufrió el equipo de Unión (afortunadamente nadie perdió la vida, sí una pierna y los dedos de una mano, pero nada más). K-Rlos Sa-Ul, hijo, tuvo mucho que ver en esa victoria, ya que usando la máscara de Dorkhill (que le permitía hacerse invisible por cortos períodos de tiempo) y los brazaletes de Kaneda (con los que podía moverse a una velocidad asombrosa), irrumpía cada tanto en el campo de juego para inclinar la balanza a favor de sus amigos.

Al finalizar el partido, el anciano volvió a presentarse ante K-Rlos Sa-Ul, hijo, para pagar su apuesta y se presentó con su verdadero nombre, o más bien, título: Abuelo. Tras una reunión a puertas cerradas (de la que estos cronistas no tienen información ya que no hubo más testigos que las pulgas de las barbas del enano -y no las hemos podido hacer hablar-), K-Rlos Sa-Ul, hijo, emergió como sucesor y heredero de todos los bienes del anciano y portando el sello que lo distinguiría de ahora en más como el Abuelo de las guildas de ladrones de Elhoss.

Al día siguiente partió hacia Unión a tomar poseción de sus nuevos bienes y a hacer uso de su nuevo título, y ya en su mente comenzó a tomar forma el engaño que lo llevaría a convertirse en el Abuelo más poderoso en toda la historia de Elhoss.

Continúa acá…

Anuncios
Published in: on 2 septiembre 2007 at 21:26  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2007/09/02/cronicas-de-elhoss-3-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Se viene la mejor parte :D

  2. uY MUY INTERESANTE. . .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: