Morir de nuevo

Hablar de me da miedo; temo al sonido de mi propia voz. Y no porque vaya a romper el silencio sepulcral que me rodea, sino porque temo que ya no sea la mía.

Permítanme presentarme; mi nombre es Leonardo Garavito, tengo 26 años y recientemente me recibí de médico cirujano en la Universidad Nacional de Córdoba. No me encuentro solo en este momento; a mi lado se encuentra el Dr. Guillermo Carmona, quien fuera mi mentor y guía durante los años que duraron mis estudios. Ambos estamos muriendo y nos quedan pocas horas de vida. Yo fui envenenado; el propio Dr. Carmona me suministró el veneno. Él tiene un pulmón perforado; el bisturí aún está clavado en la herida.  Pero no piensen que fui yo quien lo hizo, yo mismo lo hice después de encerrarnos en esta habitación y antes de confesarle que había puesto veneno en el café que tomé hoy por la tarde.

No se que malditos cálculos hizo, pero al parecer ambos moriremos juntos. La herida que se autoinfligió el doctor no era grave y podría haberse operado en minutos, pero en esta inmunda celda donde nos encerré no hay nada que pudiera haber usado para tal fin. Intenté detener el derrame con mi propia camisa pero fue insuficiente, y si intento quitar el bisturí apresuraré mi muerte. Igual, a esta altura ya no habría diferencia: hace 20 minutos (cuando empecé a escribir estas notas) entré en estado de shock y perdió la consciencia. Por la herida que me hice empezó a brotar espuma y sangre amarilla y no va a durar mucho tiempo más vivo.

Por mi parte, escribo esto con la tranquilidad del que ya conoce su final  y sabe que es inevitable. Cuando me vi frente a los hechos (harán unas 2 horas) sí que me desesperé; insulté y golpié al doctor, revolví todo el lugar, grité pidiendo ayuda, pero nada. Por esta parte del Clínicas no pasa nadie durante la noche, y para cuando vengan a sacarme ambos estaremos ya muertos. ¡Ni siquiera el celular tiene señal acá abajo!

De a poco siento  como el veneno va haciendo mella en mí. Las piernas se me han puesto rígidas y le impiden caminar. A duras penas puedo mover las manos y escribir esta extraña situación. Pero lo peor es la visión: veo mis manos sosteniendo la lapicera y como se desliza sobre estas hojas y lo veo a él escribiendo sobre una mesita como si me viera a mí mismo con los ojos del Dr. Carmona, que a pesar de estar inconsciente, tengo mis frios ojos casi sin vida clavados en mí.

¿Qué era todo eso de la inmortalidad el alma  de lo que me hablaba antes de desfallecer? ¿A qué se refería cuando le hablé de transmigraciones del alma? ¿Pensaría el Dr. Carmona que realmente podría vivir para siempre?

Sin tan sólo dejara de mirarme de esa forma…

Me veo muerto en la silla frente a mí, o al menos muerto quien fuera yo hasta hace unos segundos. En el bolsillo del saco tengo guardado el antídoto para el veneno que le dí a Garavito en la tarde, el mismo que ahora me está matando otra vez. La cura que me hubiera permitido vivir para siempre está a menos de dos metros de mí pero no puedo alcanzarla.

¡Tenía razón; siempre la tuve! El alma de los hombres es inmortal y la transmigración del alma posible. Hice los cálculos correctos, los tiempos, la muerte física de ambos ocurrió como lo planié. Salvo este incidente.

Permítanme presentarme; soy el Dr. Guillermo Carmona, y mi alma reside ahora en el cuerpo de quien fuera uno de mis mejores alumnos, Leonardo Garavito. Y no pude preveer que el veneno le iba a causar parálisis en todo el cuerpo salvo en las manos.

Estoy inmovilizado en esta silla, viéndome muerto y esperando morir de nuevo.

Anuncios
Published in: on 14 septiembre 2007 at 23:08  Comments (24)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2007/09/14/morir-de-nuevo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

24 comentariosDeja un comentario

  1. Interesante relato, con un final bastante inesperado.

    Besos… Y buen fin de semana!

  2. Qué buen relato, Poio!!! Desde luego que invita a la reflexión. La idea de un cuerpo que absorve una segunda identidad… …inquietante …

  3. Guauuu….chulisimo el relato. Me lo he leido en medio segundo…Justo antes de irme a dormir….ya te contaré que clase de sueños tengo :)

    Como siempre un placer pasar x tu casa…
    Besitos, Yani.

  4. Dulce Locura: gracias x 2 :D

    Sor Tea: la idea de la eternalidad del alma (si es que así se dice) y de que puede pasar de un cuerpo a otro, es un concepto viejo en la literatura fantástica y en el cine malo jolibudense. Esta es mi pequeña contribución al género.

    Yani: espero que tengas buenos sueños, no quiero que también vos me acuses de causarte pesadillas :P y el placer es todo mio.

    sevemos

  5. Ahora que lo dices, es verdad, había una película de Denzel Washington llamada “FALLEN”, BUENISIMA.
    Qué cabeza la mía!

  6. ¡Qué genial, Poio!

    Una lástima que este estudio científico acerca de la trasmigración del alma jamás vea la luz porque un cortocircuito provocó un incendio en la estancia quemando el cuaderno del médico y del adjunto…

    Mmuaa..

  7. Agregale el relato desde el otro doctor/estudiante y tenes muerte recursiva.

  8. Sor Tea: esa no la vi… debe ser la excepción a la regla. Yo la verdad es que tenía en mente otras, una en que el alma del abuelo pasa al cuerpo del nieto después de un accidente de autos, otra en que la de la hermana mayor pasa al cuerpo de la hermana menor pidiendo un deseo a una estrella fugaz, y la otra en la que la del padre pasa al cuerpo del perro de la familia, no quiero saber porque :P En los tres casos: y viceversa.

    Tam: gracias :D La verdad es que yo creo que habiendo sucedido todo en el Clínicas, lo más probable es que al ir los de limpieza al depósito, sacaran los cuerpos, limpiaran las pruebas y echaran todo lo que no entendiesen a la basura.

    Charly: definitivamente no puedo ver el mundo desde el punto de vista de los computacionales :P

    sevemos

  9. Ya lo dije en el comment anterior, he muerto muchas veces …..

  10. buenísimo poiolus.

    Se viene el segundo libro?

  11. Yo he intentado que alguien se quede con mi alma pero no hay manera… ¡ni el gato está dispuesto a hacer un trueque! Mira que a mi no me importaría andar a cuatro patas, comer pescado y dejar de preocuparme por el sentido de la existencia… Bueno, Poio, ya sabes que este es el tipo de cuentos que hacen de mi vida sonámbula una dulce pesadilla… ME ENCANTÓ, GRACIAS!
    Otra cosa, “mi abuela tenía un paraguas, pásate por mi blog y podrás comprobarlo”… ejem…
    Un beso,
    S.

  12. Pues sonámbula tenía razón en todo lo que decía de esta casa…
    :)
    Llego aquí y vengo de su parte. Con algo para esta exuberante “imaginatio”.

    Saludos!

  13. wowwwwwwwwwwwwwwwww.

    Un besote

  14. Que cooosas. . .no me gustaria VERME morir.
    Excelente cuento. Saludos.

  15. Luna: y te gustaría seguir muriendo o ya está bien???

    Negro: aguantá que salga el primero… después a lo sumo se viene la reedición ampliada :P

    Sonámbula: lo que pasa es que tu alma ya tiene otro dueño… y Baga se niega a deshacerse de ella ;-)

    Tu abuela tenía un paraguas??? En serio??? Yupiiiii!!!!

    Botón: bienvenida a casa!!! y gracias por los elogios. No soy Sonámbula pero hago lo que puedo… :-)

    Lumínicus: otro :*

    Mena: yo me vi un par de veces hacerlo y no está tan mal. A la larga te acostumbrás.

    sevemos

  16. Mna, a mí me encantaría verme morir.

    En general, me encantaría verme. Odio tener solamente una perspectiva en primera persona de mí.

  17. Hasta que se difunde el video imitando a Village People, al menos.

  18. nuuu, eso no lo vi… quiero una copia ya!!!! jajajaja

  19. Hola, soy Germán Tettamanti, de San Pedro, Buenos Aires.
    Tengo 17 años, y me encanto todo lo que lei hasta ahora, realmente sos muy bueno, yo suelo escribir cuentos, pero personas como vos me desacreditan (no me importa, he de persistir y aprender).
    Me gustaria poder hablar con vos, principalmente para hacer una pregunta que me intriga, bueno te la hago aca… te gusta Stephen King? me parece que si, no se porque, algo me hace sospechar.

  20. Ahora que lo pienso, me estaba acordando, H.P. Lovecraft tambien escribio un cuento sobre el cambio de alma, “El terror alado” creo que se llamaba, esta en un libro que le preste a un amigo, asi que no puedo confirmarlo. Era sobre una especie de moscas africanas que le succionaba el alma a las personas provocando una muerte corporal, y atrapando el alma de esta en l cuerpo de la mosca. Muy bueno.

  21. Bienvenido, Topa. Nunca te desacredites diciendo que otro es mejor. Decí más bien “lo mio es malo”, pero nunca “lo tuyo es mejor”.

    Y sí. Soy fanático de King, es al que considero mi maestro y copio mucho su estilo. Y si te sirve de algo lee el libro (si no es que lo leiste ya) “Mientras escribo”. De ahí es de donde más aprendí a la hora de sentarme a escribir un cuento.

    El cuento está basado en uno que leí hace poco, pero no recuerdo ni el nombre ni el autor :S Apenas lo averigüe te lo cuento.

    sevemos

  22. El caso del difunto Mr. Elvesham, de H. G. Wells. Ese fue el cuento que me inspiró para este.

    espero haber ayudado en algo

    sevemos

  23. Este es uno de los mejores cuentos que he leído. Te felicito!

  24. muchas gracias, Juje, y bienvenida!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: