No sangra

La reunión se había vuelto un plomo y no pudo evitar dormirse un rato. Cuando despertó las viejas chismosas del trabajo seguían sacándole el cuero a los ausentes pero él ya no se sentía tan cansado como antes, a pesar de que sólo dormitó unos minutos. Cuando la conciencia volvió a ocupar su lugar se dio cuenta de que alguien detrás suyo estaba masajeándole las sienes. La segunda impresión fueron dos grandes tetas apoyadas en su espalda, clara señal de que era mujer quien le daba esos relajantes masajes.  Con la vista recorrió el salón pero no vio que alguien faltara, y cuando intentó volverse para ver quien era, ella se lo impidió apoyando el mentón sobre su cabeza y diciéndole que se relajara.  Un mechón del cabello rubio de  la mujer se metió en su boca pero no hizo ademán de querer sacárselo. Sabía  a miel.

Y Luciano Bagalone se relajó.


Lo primero que imaginó cuando sintió los pinchazos sobre los ojos fue que después del masaje vendría una sesión de acupuntura. Pero el objeto con el que le pinchaban los párpados, justo por debajo de la ceja, no era tan punzante como lo sería una fina aguja, sino más bien como un grueso clavo. Y estaba frio; helado. Los pinchazos se sucedieron uno tras otro bordeando por arriba su ojo y desde el rabillo hasta la sien. Allí sintió como el objeto giraba hasta tomar una nueva posición, y no fue hasta que la filosa hoja le cortó el rostro desde la sien hasta la comisura de la boca que notó que lo estaban pincahando con la punta de un cuchillo.

Bagalone quiso sobresaltarse pero la mujer que lo había cortado lo hizo antes, dejando caer el cuchillo al suelo y alejándose de él. Se puso de pie, girando para poder verla bien. Frente a él se encontraba una mujer de largos cabellos rubios con bucles, de unos treinta y cinco años, que, aunque transfigurada con una mueca mezcla de temor y asombro, era bella en extremo. Bagalone se llevó una mano hasta la herida y tanteó el profundo corte, pero la mano permaneció seca.

-No sangrás- le dijo la mujer tartamudeando.

Se arrimó a un espejo en la pared y observó la herida. De profunda que era daba la impresión de que un canal le surcaba la cara. Pero por ese canal no corría líquido alguno; la herida no sangraba.

-¿No te das cuenta de lo que eso significa? -continuó la mujer. -Si no sangrás es porque no estás vivo. Es decir… es que estás muerto.

Bagalone seguía observando la herida. Estaba cicatrizando. Comenzó por los extremos (en la sien y la boca) y fue cerrándose de a poco.  A la mitad de la herida, sobre el pómulo, la piel se arremolinó, giró sobre sí misma un par de veces, y volvió a su posición normal. No quedó ninguna cicatriz.

Volvió a  mirar a la mujer pero ya no estaba allí. Las viejas chismosas del trabajo seguían sacándole el cuero a los ausentes. Se puso de pie, tomó sus cosas y salió del salón sin despedirse de nadie. Afuera paró un bondi y regresó a su casa.

Published in: on 26 octubre 2007 at 16:44  Comments (15)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2007/10/26/no-sangra/trackback/

RSS feed for comments on this post.

15 comentariosDeja un comentario

  1. buenisimo…no me conoces pero llegue aca gracias a topagt.wordpress.com
    me encanto tu cuento, la verdad escribis muy bien

  2. Te voy a decir la pura verdad… NO ENTENDI

    Despues lo leo de vuelta y te digo.

    En serio.

    Adios.

  3. Bueno, alguna ventaja tenía que tener el “estar muerto”

    :)

  4. Me gusta. Pero no lo entiendo. Es como un Picasso. . .

  5. William Bruce Bailey: que cacho de nombre :P bienvenido y gracias por los halagos.

    Topa y Mena: los cuentos de Baga son así… no hay qué entender puesto que el mismo Bagalone es incompresible. bue… tal vez Sonámbula lo entienda, pero no suelta prenda :P

    Botón: supongo que es una buena ventaja si uno está muerto, pero en caso de Baga, él está vivito y coleando, así que supongo que es una ventaja mayor aún.

    sevemos

  6. Jajajaja! Bagalone no está muerto …. les cuento que lo vi en un colectivo hace un tiempo y les aseguro gozaba de muy buena salud
    Me gustó mucho el cuento Poio, y me gustó esto:

    “…la piel se arremolinó, giró sobre sí misma un par de veces…”
    Besos de Luna

  7. y no lo frenaste ni le dijiste nada… podés creer vó???

  8. Llego de visita y me encuentro con esta historia, que me deja pensando.

    me la llevo a para pensar en mis sueños.

    Besos

  9. Perdón, soy rubia y no entendí :S

  10. Es que soy muy tímida …..

  11. Si una rubia del inframundo está jugando a cuchillos con Luciano, Sonámbula va a tener que ir a darle una buena lección a esa lagartona… Mas le valdría saber a la de las tetas generosas, que sonámbula es todopoderosa en el reino de hypnos y que cuando ella pincha, los demás -dormidos o despiertos- siempre sangran. Así pues, que se recoja la melena y le de los masajes a su santo padre. Avisada queda.
    jejejeje ;-)

  12. Qué sueños más raaaaros :P

    Un beso dulce

  13. Dama Oscura: bienvenida a casa y gracias por la visita, pero te advierto, los sueños no son el mejor de los lugares para pensar en Bagalone. Allí es donde se hace más fuerte…

    Lumínicus: no fuiste la única, y hay varios morochos entre los que me dijeron: QUÉ??? :P Pero como les dije a Topa y a Mena, no hay nada que entender en un cuento de Baga.

    Luna: esa ni vos te la creés :P

    Sonámbula: no te pongas celosa, querida; las heridas que le hiciste vos a Baga son de las que no cicatrizan ;-)

    Dulce Locura: son esos sueños los que le dan vida al blog… que sigan viniendo por mí :D

    sevemos

  14. Pues parece que morir en sueños no está nada mal, me imagino que Luciano se siente algo más vivo después de despertar. Bonito relato, Poio!

  15. Te aclaro algo, Sor Tea. Baga no muere en sueños; vive en ellos. Ahora si es cierto que Luciano se siente mucho más vivo al despertar, a pesar de todo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: