Cadáver exquisito

Cuarto cadáver

“Antes de que ella entrara en la casa tuvo un cosquilleo en la espalda y se le erizaron los pelos de la nuca, como siempre le había pasado al visitar a su tía abuela, pero al ingresar al cuarto donde la velaban sintió un escalofrío que la paralizó por unos segundos e hizo que le fallaran las piernas. Si no cayó fue porque su novio la sostuvo en el momento justo que se iba para adelante.
-¿Estás bien? -le preguntó él.
-Sí -respondió ella. -No… no sé. Es que…
Es que nada estaba bien en ese cuarto; olía a muerte, sudaba muerte. Pero no provenía del cajón donde velaban a su nonagenaria tía abuela, sino de las paredes, del cielo raso, del mismo suelo, que sentía como se resquebrajaba bajo sus botas como lo hacen los pétalos de las flores secas… las flores muertas.
Su tía abuela no era el único cadáver presente allí; la habitación estaba muerta también. Ese cuarto era un cadáver más que pedía ser enterrado.”

“Las paredes parecían imitar nombres, nombres que desconocía pero sin embargo me parecían familiares. Sentía voces que gritaban auxilio mi palidez era obvia, el resto de la gente se volteaba a mirar pero no eran miradas de extrañeza, eran miradas ofuscadas, enfurecidas, como si yo tuviera algo que ver con toda esa desgracia. Caras desfiguradas parecían señalarme, era evidente. Ya era hora de…”

“De nuevo se hallaba ahí en esa casa de su niñez y otro escalofrío la recorrió. Ese cuarto justamente donde tantas veces había jugado de chiquita con sus primos se lo veía transformado después de tantos años de ausencia. La gente a su alrededor hablaba en voz baja recordando a la muerta y olvidando cínicamente su maldad intrínseca. Pero ella no podía olvidar. En esos años de separación había aprendido a vivir con esos espantosos recuerdos, aunque muchas veces despertaba aún con angustiosas pesadillas.”

“Pesadillas que soñaba una y otra vez…
Llamó a su amiga Cristina que siempre estaba ahí para los amigos y le contó lo que pasaba. Le dijo que desde la muerte de su abuela no podía dejar de soñar con ella y vivenciar todas sus penas como pesadilla en sueños.
Cristina escuchó atentamente el problema de su amiga, y la invitó a dormir a su casa esa noche, para que duerma tranquila que ella la vigilaría toda la noche.
Al día siguiente durmió en un Hotel, y tampoco tuvo problemas. Entonces pensó que en la casa podría estar el fantasma de la abuela, y que de alguna manera había que desembrujarla.”

“COMO PUDIERA?. HUBIERA PREFERIDO QUE FUERAN PESADILLAS. UNA PESADILLA RECURRENTE, PERO NO. ERA UNA REALIDAD. LA SUYA.
EL DOMINGO A LA TARDE COMENZABA A COBRARSE VIEJAS CUENTAS PENDIENTES. LAS TARDES DE DOMINGO NO PERDONAN E INEXORABLEMENTE ELLA NO PODRÍA ESCAPAR A ELLO. SON VENGATIVAS PENSÓ, FIJANDO SUS OJOS EN UN PUNTO SIN HORIZONTE, AQUEL HORIZONTE QUE HABÍA DEJADO DE VISLUMBRAR TRAS LAS RISAS FORZADAS QUE RESONARON LEJANAS DURANTE EL ALMUERZO Y QUE SE APAGARON AHOGÁNDOSE EN LA PENUMBRA DE LA DESPEDIDA DE LOS AMIGOS LUEGO DE APURAR LA ULTIMA COPA DE VINO. DE PRONTO LA HABITACIÓN SE PERFUMÓ DE AQUEL AROMA CONOCIDO. AQUEL CONOCIDO OLOR QUE HABÍA ESTADO TRAS SUS PASOS, A VECES DELANTE, OTRAS DETRÁS. HOY ESTA JUNTO A ELLA, ENVOLVIÉNDOLA E IMPIDIÉNDOLE MOVERSE LIBREMENTE, ASFIXIANTE, DENSO, ATERRADOR. SIN EMBARGO NO PODÍA PENSAR CLARAMENTE, NO PODÍA SIQUIERA ORDENAR EL TIEMPO EN SU MENTE. DE PRONTO Y COMO UN RELÁMPAGO SU CUERPO SE COLMÓ DE TERROR. LA TRISTEZA SE APODERÓ DE ELLA Y ASÍ ENTENDIÓ QUE LA TRISTEZA EN LAS TARDES DE DOMINGO ES MIEDO, PROFUNDO, INMENSO. ASÍ COMPRENDIÓ Y RECORDÓ DE DONDE LLEGABA ESE MALDITO OLOR. ESTABA MUERTA COMO LA HABITACIÓN DE SU TÍA ABUELA. AMBAS ESTABAN MUERTAS.”

“Muertas una tras otra, en un orden exacto y un tiempo preciso.
Entonces, luego de un silencio negro como una noche sin luna y vacío como una noche de alcohol, descubrió sus brazos cortajeados, la frente oprimida, y la garganta vacía.
Se tocó el cuello con la punta de los dedos, y sintió que algo húmedo y caliente le brotaba a borbotones.
Trató de gritar, pero se le ahogó el intento en un suspiro.
Trató de ponerse de pie, pero sus miembros no respondían.
Trató de arrastrarse, y con fuerzas sobrehumanas, lo logró.
A través del barro y la tormenta, más allá de la negrura y el terror… Iba a encontrar al responsable, y se había prometido enterrarlo…”

1) Enterrarlo;
2) coloque flores;
3) llore (este punto lo puede hacer durante cualquier punto o entre ellos).

Aquí terminan las instrucciones de cómo inhumar a un robot querido.
Cómo no era necesario, ya que no era querido, el punto 3 no lo hizo. Tomó la pala, dio media vuelta y salió.”

“Salió de la casa arrastrándose, las manos ensangrentadas, la ropa hecha jirones. Llorando. Los hechos que ocurrieron es esas últimas horas desbordaban los límites de cualquier mente racional. Se alejó lo más que pudo de esa maldita casa, condenada desde los cimientos a la inamovilidad, y se volvió a verla por última vez. Aunque la verdad es que era también la primera vez que la ‘veía’. Intuía su forma, su color, su aroma, pero nada más. Ahora tenía una real perspectiva de las dimensiones de la casa que lo había mantenido en cautiverio todo este tiempo.
Pegó media vuelta y se alejó. Agradecía estar vivo, y tenía aún muchas cosas por aprender.
Todavía lloraba. Eran lágrimas de felicidad.”

—————###—————

Este cuento fue el último cadáver que armamos en el foro de Juje. La idea es escribir algo, lo que a uno se le venga en mente, a partir de la última palabra que escribió el jugador anterior. En éste en particular la premisa era escribir además siguiendo la historia propuesta en el primer párrafo, que es el único que leímos todos. Por eso es que salió una historia con algo de coherencia.

Ahora les propongo un juego a ustedes. Cuál es la parte que aporte al cadáver??? Una ayuda: son dos mis aportes.

sevemos

Published in: on 4 julio 2008 at 21:27  Comments (11)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lacasadelpoio.wordpress.com/2008/07/04/cadaver-exquisito/trackback/

RSS feed for comments on this post.

11 comentariosDeja un comentario

  1. ufffff, no es facil, correre el riesgo de no dar ni una…lo decidire a la primera lectura sin pensarlo mucho ¡¡¡ este??

    “De nuevo se hallaba ahí en esa casa de su niñez y otro escalofrío la recorrió. Ese cuarto justamente donde tantas veces había jugado de chiquita con sus primos se lo veía transformado después de tantos años de ausencia. La gente a su alrededor hablaba en voz baja recordando a la muerta y olvidando cínicamente su maldad intrínseca. Pero ella no podía olvidar. En esos años de separación había aprendido a vivir con esos espantosos recuerdos, aunque muchas veces despertaba aún con angustiosas pesadillas.”

    y quizas este…

    “Salió de la casa arrastrándose, las manos ensangrentadas, la ropa hecha jirones. Llorando. Los hechos que ocurrieron es esas últimas horas desbordaban los límites de cualquier mente racional. Se alejó lo más que pudo de esa maldita casa, condenada desde los cimientos a la inamovilidad, y se volvió a verla por última vez. Aunque la verdad es que era también la primera vez que la ‘veía’. Intuía su forma, su color, su aroma, pero nada más. Ahora tenía una real perspectiva de las dimensiones de la casa que lo había mantenido en cautiverio todo este tiempo.
    Pegó media vuelta y se alejó. Agradecía estar vivo, y tenía aún muchas cosas por aprender.
    Todavía lloraba. Eran lágrimas de felicidad.”

    o tal vez ninguna de las dos?? jajaja.

    la que esta en mayusculas es demaseado claro o no?? jaja.

    besos poio.

  2. “Es que nada estaba bien en ese cuarto….” y concuerdo con el final señalado por Nara. ????

  3. Muy buno. También muy confuso, pero bueno.

  4. Concuerdo con Nara.

  5. Hasta ahora nadie se lleva el premio “No, ni bosta” que otorga La casa del Poio al ganador de sus concursos… Pero están cerca. A ver quién es el que finalmente acierte???

    sevemos

  6. Esta:
    “Las paredes parecían imitar nombres, nombres que desconocía pero sin embargo me parecían familiares. Sentía voces que gritaban auxilio mi palidez era obvia, el resto de la gente se volteaba a mirar pero no eran miradas de extrañeza, eran miradas ofuscadas, enfurecidas, como si yo tuviera algo que ver con toda esa desgracia. Caras desfiguradas parecían señalarme, era evidente. Ya era hora de…”

    y esta:
    “Muertas una tras otra, en un orden exacto y un tiempo preciso.
    Entonces, luego de un silencio negro como una noche sin luna y vacío como una noche de alcohol, descubrió sus brazos cortajeados, la frente oprimida, y la garganta vacía.
    Se tocó el cuello con la punta de los dedos, y sintió que algo húmedo y caliente le brotaba a borbotones.
    Trató de gritar, pero se le ahogó el intento en un suspiro.
    Trató de ponerse de pie, pero sus miembros no respondían.
    Trató de arrastrarse, y con fuerzas sobrehumanas, lo logró.
    A través del barro y la tormenta, más allá de la negrura y el terror… Iba a encontrar al responsable, y se había prometido enterrarlo…”

  7. Essssta

  8. un ultimo intento…

    “Antes de que ella entrara en la casa tuvo un cosquilleo en la espalda y se le erizaron los pelos de la nuca, como siempre le había pasado al visitar a su tía abuela, pero al ingresar al cuarto donde la velaban sintió un escalofrío que la paralizó por unos segundos e hizo que le fallaran las piernas. Si no cayó fue porque su novio la sostuvo en el momento justo que se iba para adelante.
    -¿Estás bien? -le preguntó él.
    -Sí -respondió ella. -No… no sé. Es que…
    Es que nada estaba bien en ese cuarto; olía a muerte, sudaba muerte. Pero no provenía del cajón donde velaban a su nonagenaria tía abuela, sino de las paredes, del cielo raso, del mismo suelo, que sentía como se resquebrajaba bajo sus botas como lo hacen los pétalos de las flores secas… las flores muertas.
    Su tía abuela no era el único cadáver presente allí; la habitación estaba muerta también. Ese cuarto era un cadáver más que pedía ser enterrado.”

    y esta ????

    “Muertas una tras otra, en un orden exacto y un tiempo preciso.
    Entonces, luego de un silencio negro como una noche sin luna y vacío como una noche de alcohol, descubrió sus brazos cortajeados, la frente oprimida, y la garganta vacía.
    Se tocó el cuello con la punta de los dedos, y sintió que algo húmedo y caliente le brotaba a borbotones.
    Trató de gritar, pero se le ahogó el intento en un suspiro.
    Trató de ponerse de pie, pero sus miembros no respondían.
    Trató de arrastrarse, y con fuerzas sobrehumanas, lo logró.
    A través del barro y la tormenta, más allá de la negrura y el terror… Iba a encontrar al responsable, y se había prometido enterrarlo…”

    besos poio.

  9. Que terrible desilusión, ni uno de mis “lectores constantes” supo adivinar cuales fueron mis intervenciones :_( Al menos no por completo. Así que voy a dar por ganador del premio “No, ni bosta” de La casa del Poio a…

    Nara

    que acertó mis dos intervenciones pero en diferentes comentarios. Mis partes son el comienzo y el final de la historia. Pronto te haré la entrega oficial del premio así podrás mostrarlo orgullosa en esa boca que es tuya :D

    sevemos

  10. ehhhhh ¡¡ bueno solo medio acerte, aun asi espero ansiosa mi regalo…

    besos poio.

  11. Yo sospechaba del primero, pero me suponia que era del dueño del blog…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: