El eje de su existencia

Después de años de duro trabajo la investigación había llegado a su fin. Atrás quedaban ya tantas frustraciones, muertes y dolor. Wally Castro, el hombre que movía todos los hilos en el hampa de la ciudad, finalmente estaba esposado frente a él. Tenía todas las pruebas que necesitaba para encerrarlo de por vida; podía levantarle más de 40 causas por tráfico, asesinato o violaciones. Pero el motivo que llevó a hacer del encierro del mafioso el eje de la existencia de Lucas Valdemar era la pequeña Flor, de tan sólo cuatro años, que Wally había secuestrado, torturado, violado y asesinado quince años atrás. En todos esos años de estar tras los pasos del mafioso tuvo más de una oportunidad de acabar con su vida, pero confiaba ciegamente en la justicia y sabía que tarde o temprano daría un paso en falso, y allí estaría él para hacer que su caída fuera aún más estrepitosa. Fueron muchos años de paciencia infinita, juicios frustrados, donde su propia vida estuvo en juego más de una vez, luchando no sólo contra la mafia sino también contra la corrupción que invadía su propio departamento. Pero la imagen de la pequeña Flor estaba siempre presente en su mente, y la promesa que le hizo a María, la madre de la nena, de que el culpable algún día pagaría su pecado. Finalmente podría mirar a los ojos de la mujer y decirle sin vergüenza alguna que el dolor cesaría. Fue por eso que a la primera persona que llamó fue a ella, para avisarle que por fin había atrapado a Wally Castro y que estaba en el local de comidas del mafioso, y que se apurase en llegar porque no tendría otra oportunidad de estar cara a cara y a solas con el asesino de su hijita.

(más…)

Anuncios
Published in: on 17 agosto 2008 at 17:45  Comments (31)  

Donde hubo fuego

Los dos amigos entraron juntos a El Cuervo, el bar del que eran habitués desde hacía más de una década, se acomodaron en la barra y pidieron la primera cerveza de la noche.

-Bueno, a ver, contame que es eso que te tiene tan cara pálida.

-Puta, che. No sé ni por donde empezar; ni siquiera sé si vas a creerme. Ni siquiera yo me lo creo del todo.

-Bueno, probá, loco. Al fin y al cabo vos pagás las birras así que mis oídos son todos tuyos esta noche.

-Ok. A ver, ¿te acordás de Ángela, la minita con la que tuve una historia el año pasado? Bueno, me encontré con ella el otro día.

(más…)

Published in: on 11 julio 2008 at 0:31  Comments (19)  

Cadáver exquisito

Cuarto cadáver

“Antes de que ella entrara en la casa tuvo un cosquilleo en la espalda y se le erizaron los pelos de la nuca, como siempre le había pasado al visitar a su tía abuela, pero al ingresar al cuarto donde la velaban sintió un escalofrío que la paralizó por unos segundos e hizo que le fallaran las piernas. Si no cayó fue porque su novio la sostuvo en el momento justo que se iba para adelante.
-¿Estás bien? -le preguntó él.
-Sí -respondió ella. -No… no sé. Es que…
Es que nada estaba bien en ese cuarto; olía a muerte, sudaba muerte. Pero no provenía del cajón donde velaban a su nonagenaria tía abuela, sino de las paredes, del cielo raso, del mismo suelo, que sentía como se resquebrajaba bajo sus botas como lo hacen los pétalos de las flores secas… las flores muertas.
Su tía abuela no era el único cadáver presente allí; la habitación estaba muerta también. Ese cuarto era un cadáver más que pedía ser enterrado.”
(más…)

Published in: on 4 julio 2008 at 21:27  Comments (11)  

Historia de un Círculo y un Cuadrado

En la página de un libro de geometría que había firmado Comberousse se encontraban un Cuadrado y un Círculo. Como el libro era poco consultado, los dos se aburrían y generalmente disputaban.

-Yo soy más grande –decía el primero-, pues un círculo es un cuadrado cuyos ángulos han sido recortados.

-Es todo lo contrario justamente –replicaba el segundo-, pues un círculo es un cuadrado en el cual se ha soplado y así se ha hinchado.

Como no podían ponerse de acuerdo sobre la superficie, pasaron a hablar de la belleza.

-Yo soy el símbolo de la solidez –decía el Cuadrado. –La igualdad de mis cuatro lados y sobre todo mis ángulos, mis ángulos de ochenta grados (este cuadrado no era muy sabio), confieren a mi figura una armonía vigorosa y segura.

El Círculo respondía:

-En la solidez que tanto alabas, no veo sino vulgaridad. Tu vigor primario no me seduce nada. Te considero como una medida de superficie y nada más. En cuanto a mí, de todas las curvas soy la que mejor está hecha. Los astros adoptaron mi contorno, los artistas siempre recurrieron a mi curvatura y los hombres andan alrededor de mí pues, como sabes muy bien, nada conmueve tanto su carne como el orgulloso hemisferio de un trasero o seno femenino. En lo que se refiere a utilidad –prosiguió-, mi superioridad en este dominio es absolutamente segura. Soy la rueda, y habría que ser loco, convendrás en ello, para no admitir que la rueda lo es todo.

-Si no es todo, es sin embargo mucho –reconoció el Cuadrado-, pero yo presto también algunos servicios. Soy la base, créeme, de los edificios más durables.

El Círculo se encogió de arco.

-Tu eres estático y lo que no se mueve muere, así lo señalan las estadísticas. Yo soy movimiento y en ese terreno soy irremplazable. Si las ruedas de las carretas fueran cuadradas, creo en verdad que sería difícil hacerlas avanzar.

Y así reñían durante días enteros. Nadie se atrevía a ponerlos de acuerdo; habría sido un problema tan arduo y vano como la cuadratura del círculo.

(más…)

Published in: on 8 junio 2008 at 11:21  Comments (16)  

Esos ojos – Tercera parte

Anteriormente en Esos ojos…

1

Las luces de la sala de la clínica donde se hallaba Camarena rebotaban en las blancas paredes sin decoraciones y hacían de su estadía allí un martirio. El único toque de color lo daba el uniforme celeste de la enfermera que lo atendía en esos momentos, pero la palidez de su rostro sólo hacía más tétrico el cuadro. ¡Si tan sólo hubiese habido una ventana en esa habitación para que entrase la luz del sol…!

Camarena no podía precisar cuanto tiempo llevaba encerrado en esa habitación, pero estimaba que por lo menos una semana había transcurrido desde que se cayó por la ventana del segundo piso de su casa. No recordaba nada de lo sucedido aquel día, y su mente era una paleta de colores cuando intentaba recordar algo. Por momentos todo se le ponía amarillo, para tornarse anaranjado y terminar en rojo, para volver a ponerse amarillo otra vez. Lo que sabía lo sabía por lo salido en los diarios. Al día siguiente, en La Voz del Interior salió en primera plana la noticia de su accidente bajo el título: “Se le acabó la suerte.” Varios medios nacionales vinieron a cubrir el hecho y montaron guardia durante varios días frente al Hospital de Urgencias, donde fue derivado en primera instancia, hasta que sus patrones lo trasladaron a la clínica privada en la que se encontraba, propiedad de la familia Robisco.

(más…)

Published in: on 1 junio 2008 at 19:33  Comments (13)  

Lorena, la pistolera

La siguiente historia es una obra de ficción. Los personajes, situaciones y lugares narrados no existen, ni existieron, ni existirán jamás. O al menos eso les voy a hacer creer. Cualquier coincidencia o semejanza con la realidad se debe a mi falta de imaginación.

Lorena, la pistolera

I

“Me verás volar por la ciudad de la furia.
Donde nadie sabe de mí,
y yo soy parte de todos.”
La ciudad de la furia – Soda Stereo

Su nombre es Lorena y estoy enamorado de ella. Y mientras la veo cargar su arma una y otra vez, pienso que por ella voy a ser capaz de todo. Matar incluso, si llegase a ser preciso. En este momento me mira y me sonríe; sé que es mi corazón el que habla y no mi cabeza, pero también veo amor en esa sonrisa. Más allá esta Migue; no sé si presencia es una ayuda o una molestia, pero no deja de meterse entre Lorena y yo desde que llegó, hace dos días. A Lorena la conocí un día antes. Esta es la historia.

(más…)

Published in: on 23 mayo 2008 at 0:24  Comments (18)  

Mini-cuentos repetidos

Confianza 1

-Papá, ¿cuándo se va a terminar el mundo?
-Cuando vayamos a lo de tu abuela.
Ese niño siempre lloraba cuando lo querían llevar a la casa de la mamá de su mamá.

Confianza 2

-Papi, ¿cuándo va a llegar el fin del mundo?
-Por como van las cosas, pronto.
Ese día cayó la bomba sobre Hiroshima y el niño murió pensando en que su papá tenía razón, como siempre.

(Estos cuentos salieron originalmente en este post.)

Published in: on 19 abril 2008 at 15:12  Comments (8)  

La última burla

Joven drogada, violada y asesinada

Están detenidos cuatro jóvenes por el crimen

En la madrugada de ayer la policía de Córdoba arrestó a cuatro jóvenes, entre 20 y 22 años de edad, acusados de drogar, violar y asesinar a Carmen Dolores Flores, de 19 años. Los cuatro detenidos (cuya identidad todavía no ha sido revelada por las autoridades) fueron encontrados en el lugar del crimen en evidente estado de ebriedad y bajo el efecto de varias drogas. Los primeros peritajes en la escena del crimen indican que la joven fue drogada, abusada sexualmente y luego arrojada al vacío desde el quinto piso de un departamento ubicado sobre la calle Obispo Trejo al 1300, en el barrio Nueva Córdoba.

La policía incautó del lugar varios gramos de cocaína y pastillas de éxtasis que estaban en posesión de los detenidos. Consultado sobre la escena del crimen, uno de los oficiales que registró el departamento sólo hizo el siguiente comentario: No puedo creer lo que hicieron estos chicos. ¿En qué clase de personas estamos convirtiendo a nuestros hijos?

(más…)

Published in: on 8 abril 2008 at 23:44  Comments (23)  

Esos ojos – Segunda parte

Anteriormente en Esos ojos…

1

 

“Despierta, Camarena. Despierta.”

 

2

 

No fue hasta que llegó la ambulancia y se llevó el cadáver de la mujer que Guillermo Camarena notó el papel en su mano. Desde el momento que se la soltó se le había agarrotado y cuando intentó abrirla le agarró un hormigueo que le obligó a cerrarla de nuevo. Cuando la paz regresó al marcharse la policía y el cuerpo, volvió a abrir su mano y allí vio el papel. A primera vista le pareció un dibujo mal hecho, pero al verlo con más detalle las formas fueron apareciendo empezó a distinguir letras dibujadas.

-Jo – E –Dol- deletreó en voz alta. -¿Qué carajo es joedol?

Dio vuelta el papel y vio con asombro que la imagen se veía exactamente igual que antes. Lo giró un par de veces más para cerciorarse de que era cierto, cuando se dio cuenta de su error.

-No es una Jota, es una Te, y esa O bien podría ser una Erre. Pero Toedol… o Tredol, ¿qué mierda es Tredol?

Pensaba en qué significado podrían tener estas palabras cuando por arte de magia la imagen finalmente tomó forma y ante sus apareció un ambigrama de la palabra Trébol.

(más…)

Published in: on 20 marzo 2008 at 17:37  Comments (9)  

4 de marzo – Ahora Dios juega a los dados

Murió Gary Gygax. Muchos quizá no tengan ni idea de quién es o que es lo que hizo, pero para nosotros, los que formamos ese íntimo club de amigos llamado “roleros”, él era como un dios, un padre, un hermano mayor. Gracias a su invención es que hoy tengo los amigos que tengo. Entonces hoy quiero homenajearlo de la mejor y única manera que se me ocurre: roleando. Y para eso voy a compartir con ustedes algo que escribí para otra cosa, para una partida de rol que llevo vía correo electrónico, que es la única forma de roleo que juego desde hace un tiempo ya. Ya antes subí la historia de mi primer personaje de rol (K-Rlos Sa-Ul, Jr., en las Crónicas de Elhoss) , pero esto es más nuevo. La historia viene de antes, lo que comparto hoy acá es la última de mis aportaciones. Esto es para todos los roleros del mundos, y para Gary, que en estos momentos debe estar haciéndole tirar 4d6 a Dios y descartar el más bajo para poner en su atributo de Fuerza.

————–###—————

En alta mar

La tormenta arremetía contra la pequeña embarcación con toda la furia de los elementos. Agua y aire se juntaron con el único propósito de hacerlos caer y fracasar en su misión. Al menos eso es lo que pensaba Kishant, pero ni él ni los bravos marinos que sujetaban los remos estaban dispuestos a caer tan fácilmente.

(más…)

Published in: on 7 marzo 2008 at 17:06  Comments (4)