Los esclavizadores de hoy (2da Parte)

El chat, internet, los celulares: la tecnología esclavizadora

Me acuerdo que hace unos años me dio por chatear. Lo hice una vez y se volvió una adicción. Me volví esclavo del chat. Pero tiempo después (meses, tal vez un año) lo dejé y no volví a chatear nunca más. Lo que buscaba en el chat lo encontré, pero no tuve la necesidad de seguir buscando otras cosas; con lo que encontré me bastaba. Y me quedaron buenos recuerdos de esas épocas, lindas amistades, pero ya no me llama hacerlo otra vez. Pero pienso en esos que no lo largaron más. Que se quedaron atrapados en esos encuentros casuales y pasajeros (si no pajeros), jugando muchas veces a ser lo que no se es, buscando quien sabe qué en la persona del otro lado de la pantalla, persona que la mayoría de las veces (si no todas) no pasa de ser sólo letritas en una ventanita del monitor. Y me pregunto, ¿habrá estado Daniel Agostini chateando cuando escribió “La ventanita”? Desde que me dejaste… la ventanita del amor se me cerró…

(más…)

Published in: on 28 abril 2008 at 13:52  Comments (29)  

Los esclavizadores de hoy (1ra Parte)

Tratado poiológico y poiosófico sobre el hombre medio (y no me refiero a los hobbits, malditos frikis)

o también

Tratado semiótico y semialpedo de porqué está bien cagarse en público.

Hablemos sobre los “grados de libertad”. Grados de libertad son, según aprendí alguna vez en la facultad, las libertades que tiene un objeto para desplazarse, valga la redundancia, libremente. O algo por el estilo. Lo que todo estudiante de física desea es que le tomen un problema con un solo grado de libertad. La solución es un hamiltoniano simple de una sola variable; un par de derivadas totales y problema resuelto. Lo normal para todo objeto son 3 grados de libertad, las 3 direcciones espaciales, y ya con esto el problema se complica bastante. Y si le sumamos que además el objeto depende diréctamente del tiempo, nos encontramos con un “problema”. Un problema con 4 grados de libertad, un hamiltoniano de 4 variables independientes, una chorreada de derivadas parciales y toda la mar en coche. Qué quiero decir con todo esto, que en física cuando menos grados de libertad tiene un objeto, más fácil es la solución.

(más…)

Published in: on 30 marzo 2008 at 19:10  Comments (16)  

Qué fue primero… ¿el huevo o la gallina?

Para no dejar tan pelada la casa, saqué del armario una de las cosas que llevan acá más de un año, que traje del blog anterior, y que no fue muy leída por no ser un cuento. Sé que en otros lados donde salió armó terribles quilombos, esa no es mi idea ahora, pero si compartir parte de la filosofía del Poio.

 sevemos

 —————###—————

 Advertencia: si sos católico, crees en Dios o sos religioso, no leas lo que sigue; puede que algunas cosas te resulten de mal gusto y agredan tu moral y tus creencias.

Anoche tuve un sueño. En él estaba en una reunión de amigos y en un momento alguien saca el tema de Dios y la religión. Mi comentario al respecto fue el de siempre, pero agregué algo que nunca antes había dicho, ni siquiera pensado, estando despierto. “Me molesta que digan que Dios te da libre albedrío cuando no es así.” En ese momento los amigos que me acompañaban quedaron en silencio, cabizbajos, las miradas esquivas y noté con eso no sólo daba por terminada la conversación sino también la reunión. Cuando estaba despidiendo a mis invitados, uno de ellos me dijo, mirándome fijamente a los ojos: “No deberías alejarte de Dios, pero Él estará siempre esperando por vos”, o algo por el estilo. Después seguí durmiendo tranquilamente y no recuerdo que más soñé. El asunto es que me levanté y me quedé pensando en eso del “libre albedrío”. Bueno, acá van mis reflexiones al respecto, y toda la cadena de pensamientos que tuve a continuación.

(más…)

Published in: on 14 febrero 2008 at 0:01  Comments (40)  

La Potra

        … De un lado estaba el escarnio de una pasión desgraciada; del otro la desventura del amor auténtico.
        …Situada entre el sexo gallardo y el sexo trucidado, entre el amor físico y el amor espiritual, compulsó la paz de la carne que produce uno y la seguridad del alma que provee el otro. Meduló las conveniencias de su afinidad con Daniel, que riman con familia, rango y etiqueta; y los bochornos secretos de su intimidad con Quinto, que aplacan el instinto y nada más. La mujer radiosa de media hora antes se tornó lúgubre. Y sin decir absolútamente nada, se apartó renunciando a su capacidad de elegir, convencida desde ya de su doble desilusión.

        Fue un encuentro fantasmal. Sin palabras. De abundosa entrega personal. Al mismo tiempo ensimismada y vehemente. Pródigo de ofrendas. Sin pensar ni medir nada. Piafante. De carne desabrochada y deseo en libertad. Jugoso. Ensimismándose en las vehemencias fundamentales de la vida.
        Oficiantes apurados, no se sujetaron al ritual de recatos, cumplidos y caricias que se estilan en el introito de las misas de amor. Manos y mentes agitadas por el viento lúbrico, en vez de desatar, desgarraron; en vez de rogar, aprehendieron. Así, entre urgencias y apremios, salmodiaron la liturgia erótica en el altar de la naturaleza. Fue una misa mayor cantada en el lugar de siempre, bajo un badalquín de cedros azules. Sobre la manta de vicuña siempre, mantel de senos palpitantes y muslos tensos. Dentro de la calma eclógica de siempre, constelada de ayes, suspiros y luciérnagas.
        Lejanos relámpagos, casi en la línea del horizonte anticiparon las luces del alba. Bajo el techo de la noche aún hubo tiempo  para nuevos jubilosos desbordes. Verenna y Quinto fueron leales y fieles al ansia hasta quedar los nervios laxos. Sabiuría y recidumbre rimaron por última vez la estrofa concupiscente.

LA POTRA                
“Estancia Los Capitanejos”

Juan Filloy (1967)           (más…)

Published in: on 3 septiembre 2007 at 23:02  Comments (16)  

Mapamundi

          La línea del ecuador no atraviesa por la mitad el mapamundi que aprendimos en la escuela. Hace más de medio siglo, el investigador alemán Arno Peters advirtió esto que todos habían mirado pero nadie había visto: el rey de la geografía estaba desnudo.
          El mapamundi que nos enseñaron otorga dos tercios al norte y un tercio al sur. Europa es, en el mapa, más extensa que América latina, aunque en realidad América latina duplica la superficie de Europa. La India parece más pequeña que Escandinavia, aunque es tres veces mayor. Estados Unidos y Canadá ocupan, en el mapa, más espacio que África, y en la realidad apenas llegan  a las dos terceras partes del territorio africano.
          El mapa miente. La geografía tradicional roba el espacio, como la economía imperial roba la riqueza, la historia oficial roba la memoria y la cultura formal roba la palabra.

Eduardo Galeano

(más…)

Published in: on 19 junio 2007 at 16:35  Comments (51)  

Los Pitufos

Tengo que confesarme fanático de los pitufos, o al menos que fui fanático de ellos. De niño no me perdía nunca un capítulo, mi pieza estaba tapizada con cuadros, posters y muñecos de los pitufos, y cuando nació mi hermana (a la que le llevo 10 años) le puse el sobrenombre que usamos todos en la familia: Pitu, en honor a la Pitufina. Y por más que me los quisieron vender como demonios, nunca lograron que descuelgue uno solo de mis cuadros de los tipitos azules.

La historia que más me sorprendió de todas las que me contaron de ellos, me llegó a los oidos en la voz de mi nona Sara y mi tía Lelé a la temprana edad de 9 ó10 años. La historia no sólo fue corroborada por mi mamá, si no que incluso me aseguraron que había sido publicada en el diario La Voz del Interior, el de mayor tirada y prestigio de Córdoba. La historia era sencilla y aterradora: durante la noche, unos muñecos de los pitufos habían cobrado vida y se habían comido a los niños de la casa. Según ellas (mi abuela, mi tía y mi vieja), al otro día los padres encontraron a sus hijos muertos y ningún rastro de los muñecos. Incluso decían que habían desaparecido los que estaban en los cuadros de las paredes.

Esta historia, más propia del cine de terror de los 80´s que de la realidad, nunca hizo mella en mí (aunque acepto que durante un tiempo miraba de reojo el cuadro de Papá Pitufo antes de dormir y si despertaba en la noche). Y así crecí, con esa demonización sobre los pitufos y preguntándome de a qué se habrá debido. Y hace un par de años encontré la respuesta: los Pitufos era una serie que fomentaba el “socialismo” como la mejor forma de gobierno y de vida. Debo aclarar que esto no mermó mi adoración por los tipitos azules (soy un eterno detractor del socialismo y el comunismo), pero sí quitó las nubes que ensombrecían una época hermosa de mi vida.

Y acá van las pautas que me hicieron llegar a esta conclusión:
(más…)

Published in: on 6 junio 2007 at 21:22  Comments (56)  

17 de Marzo – Día de San Patricio

Voy a seguir pateando mis escritos a causa de algo que me pasó ayer. Hablando con la Tota, mi mejor amigo, me dice que ayer era el día de San Patricio. Después hablando con unos amigos de mis primos me cuentan que vieron en la tele los desmanes que se armaron en la celebración del día de San Patricio.

¿Y quien carajo es San Patricio? Me importa poco y nada. Pero me dio verdadera bronca saber que hay gente en Argentina que celebra como propia una fiesta irlandesa. Y esa es la finalidad de la tan mentada globalización. Hoy me tengo que comer que en estas latitudes se celebren fiestas propias de latitudes más allá del Trópico de Cancer. San Patricio es sólo una. Halloween es otra. Ya me veo en unos años celebrando el Día de acción de Gracias.

¿Celebrarán nuestros hermanos del hemisferio norte el Inti Raimi en el solsticio de Junio? Lo dudo.

Para ilustrar esta charla va un tema de 2 Minutos que habla de la cerveza. Al fin y al cabo la celebración del Saint Patrick´s Day es una escusa para tomar cerveza con los amigos. Como si hiciera falta una.

Canción de amor
2 Minutos

Yo estoy enamorado de vos
desde hace mucho tiempo.
Me gusta tu cuerpo esbelto,
pero más me gusta lo de adentro.
Muchas veces me di vuelta por vos
y muchas dadas vueltas más yo tendré.
Siempre te he sido fiel
pero vos conmigo no lo sos.

Cerveza, yo te quiero.
Cerveza, yo te adoro.
Cerveza, yo te quiero.
Cerveza, yo te adoro.

Published in: on 18 marzo 2007 at 21:13  Comments (5)  

Confianza

Nunca tuve una buena relación con mis padres. Pero aprendí algo muy valioso de ellos: todo lo que NO tengo que hacer el día que tenga hijos. Y creo que lo que más me importaría lograr con mis hijos es que ellos confíen en mí.

Esto me recuerda una vez en que un niño le preguntó a su padre:

-Papá, ¿dónde se termina el mundo?
-En la casa de tu abuela.

Ese niño siempre lloraba cuando lo querían llevar a la casa de la mamá de su mamá.

Otro niño le consultó a su padre lo mismo:

-Papi, ¿cuándo va a llegar el fin del mundo?
-Por como van las cosas, pronto.

Ese día cayó la bomba sobre Hiroshima y el niño murió pensando en que su papá tenía razón, como siempre.

Published in: on 14 febrero 2007 at 15:16  Comments (4)  

Los esclavizadores de hoy (Última Parte)

Del placer al fanatismo

Hace unos meses fui a ver a un bar un partido de Belgrano. Jugó contra Velez ese día y perdió 2 a 0. Que calentura que tenía. Tanto me amargué que incluso vino una mina y se sentó en mi mesa y empezó a hacerme ojitos, morderse los labios, pasar la lengua por el helado intentando conseguir no se qué de mí, porque en ese momento sólo tenía ojos para el partido y ni tronco de bola le di. Incluso no noté cuando se levantó y se fue. Y sin embargo, a pesar de tanta amargura y calentura, al domingo siguiente estaba de nuevo en el mismo bar, porque pasaban Belgrano – River. Y como me amargué con el gol de River (por cierto, penal que no vio nadie) y como grité el empate de Belgrano. Ese día volví contentísimo a casa. ¿Volví a ir alguna vez más a ese bar? Sí, en la victoria de Belgrano sobre Boca. Y nunca más. Sunpongo que ya adivinaron de quien soy hincha, ¿no? ¡De Belgrano, papá! Soy fanático de Belgrano. A mí no me causa placer ver partidos de fútbol, me causa placer y alegrías ver ganar a Belgrano y me causa mucha bronca y amargura verlo perder. Y digo verlo ganar, porque verlo jugar… Es cierto, la “B” no juega a nada, probablemente sea mucho más interesante un partido de otro equipo, pero a mí no me interesa para nada verlo.

(más…)

Published in: on 27 diciembre 2006 at 17:07  Dejar un comentario